Ambos materiales son denominados “mulch”. El “mulching” o acolchado hace referencia a la cubierta protectora que se extiende sobre el suelo, muy utilizado en agricultura y jardinería. En este último caso, cuando hablamos de un mulch vegetal para proteger y decorar zonas ajardinadas (no piedras o cantos), por tradición, suele utilizarse la corteza de pino, sin embargo, hay que distinguirla de la astilla de este mismo árbol o incluso madera reciclada de otros orígenes, ya que todavía suele haber desconocimiento respecto a esta cuestión entre el sector de la jardinería y paisajismo. Aunque ambas coberturas son de origen orgánico y evitan las malas hierbas, además de su capacidad para retener la humedad y estabilizar la temperatura del suelo, debemos tener en cuenta que existen diferencias entre ambas. A través de este cuadro comparativo podemos observar las diferencias, para que a la hora de elegir, podamos decidir entre una u otra.

CORTEZA DE PINO

ASTILLA DE PINO O MADERA RECICLADA

Ofrece un aspecto muy natural y un color cálido muy bonito para decorar cualquier parte del jardí­n, con el inconveniente de que al ser un material más poroso reseca con mayor facilidad y se apaga el color adquiriendo una tonalidad negruzca debido a las condiciones climáticas. Proporciona el mismo aspecto natural que la corteza cuando se trata de la astilla sin tintar. Con el tintado se pueden adquirir múltiples tonalidades, resaltando zonas especí­ficas del jardí­n que requieran de algún tipo de colorido especial.
Protege el suelo, entre otras cosas, contra la erosión, debido a la resistencia de este material al frío, la lluvia y el viento, evitando que el suelo se compacte. La astilla posee una mayor densidad que la corteza, lo que evita que flote menos en estancamientos puntuales de agua por las lluvias. Además, el peso mayor de la astilla hace que no se levante con vientos fuertes (teniendo en cuenta el mismo diámetro o gramaje de ambos materiales).
No contiene ningún elemento químico Las astillas naturales no están sometidas a ningún proceso químico, las que se tratan para su pintado, en este proceso, se utilizan tintes totalmente orgánicos y biodegradables sin ningún riesgo para la salud ni el medio ambiente.
La descomposición natural sirve de nutriente para el suelo. Los tintes añadidos a la madera, por su composición (Fe), aportan un nutriente extra, aparte de los aportados por la misma descomposición natural.

Decoración con astillaEn ambos casos, hay que tener en cuenta que se necesita añadir o reponer material cada uno o dos años. En el caso de la astilla de madera, que tarda más tiempo en descomponerse, la reposición puede alargarse por un periodo más largo de tiempo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la durabilidad del color en las astillas tintadas, pues, al contrario de lo que se cree, su color se aviva con el riego o al mojarse, aunque aquellas expuestas a lugares muy soleados, lo perderán con mayor rapidez. Una buena técnica para su durabilidad es ir removiendo el material con cierta frecuencia dependiendo de las condiciones climáticas.

Una vez tenidos en cuenta estos aspectos, estamos en condiciones de poder decidir con más objetividad que material vamos a utilizar en la decoración de los espacios verdes que requieran esta técnica de protección y decoración del suelo.

Si necesitas saber más, cualquier aclaración, o darte de alta para recibir más información sobre nosotros. Puedes acceder a nuestra página de contacto. Estaremos encantados de atenderte y resolver tus dudas.

 

Comparte si te ha gustado...
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin